domingo, 19 de diciembre de 2010

despertar

Anoche tuve un sueño. Soñé con un mundo en el que existía amor sin necesidad de interés, en el que la gente confiaba la una en la otra, en el que la verdad estaba por encima de todo, en el que la vida era lo más bello y sólo vivir valía la pena, en el que ya no quedaba nadie superficial... Anoche soñé con una revolución.


Esta mañana he despertado, y he visto un mundo en el que la calidad de los amigos se mide por la calidad de sus apellidos, en el que la gente desconfía la una de la otra, en el que no existe más verdad que la propia mentira ya dicha, en el que la vida simplemente es algo pasajero, en el que se prefiere tener los bolsillos llenos y el corazón vacío que los bolsillos vacíos y el corazón lleno...


Y, al verlo, he vuelto a cerrar los ojos.

4 comentarios:

  1. ¡Qué bien ya has escrito una entrada! De eso que sueñas tú del fin del mundo y cosas así. Está muy bien, de veras. Sigue escribiendo!

    ResponderEliminar
  2. Piensas escribir más o qué? Si no pa' qué te hago el blogggg? :( J

    ResponderEliminar
  3. Ala, ya he escrito otra ¿Contentaaaaa?

    ResponderEliminar